lunes, 31 de octubre de 2011

Beatriz Molina Bailén




Mejores Marcas Personales

1.500 m.l.: 4´41´´ (Castellón 2002)
5.000 m.l.: 16´52´´ (Bilbao, junio 2.011)
10 Kms en ruta: 36´28´´ (Valencia, enero 2.009)
Media Maratón: 1h18´28´´ (Gijón, 2.011)
Maratón: 2h42´53´´ (Berlín, septiembre 2.011)

Campeonatos de España Absolutos

Campeonato de España de 5.000m.l. (Málaga 2.011): 11ª
Campeonato de España de Maratón (Sevilla 2.011): 4ª
Campeonato de España de Media Maratón (Gijón 2011): 11ª
Campeonato de España de 10 Kms en ruta (Camargo 2.011): 11ª
Campeonato de España de 10 Kms en ruta (Ribadavia 2009): 6ª

Maratones

Milán (abril 2.010): 2h50´50´´
Sevilla (febrero 2.011): 2h45´45´´
Berlín (septiembre 2.011): 2h42´53´´


Como colofón de la temporada, has participado en el Maratón de Berlín, uno de los mejores maratones del mundo, no en vano se ha batido allí, una vez más, el récord del mundo en categoría masculina; has mejorado tu marca en casi 3 minutos. ¿Qué tal? ¿Estás completamente satisfecha o estás contenta, pero te habría gustado conseguir algo más?

Estoy contenta, pero no satisfecha. Pienso que todo lo que sea dar un pasito adelante es bueno, aunque reconozco que los entrenamientos de todo el mes de Agosto que hice en Navacerrada junto a mi entrenador Dionisio Alonso, además de la media que corrí en el “Bajo Pas”, indicaban que estaba para correr en 2h34´. Por supuesto, con todos los condicionantes a mi favor.

Cuéntanos, ¿cómo es de duro un maratón desde que se comienza a entrenar hasta que desaparecen los dolores de piernas varios días después de atravesar la línea de meta?

Los entrenamientos de la maratón son muy exigentes y requieren de muchas semanas de sacrificio y dedicación al entrenamiento y a la recuperación. Sobre todo hay que tener una cabeza muy fría, porque, tanto durante la preparación como durante la propia maratón, van surgiendo problemas que hay que saber solucionar sobre la marcha, pues, aunque tengas un buen equipo de trabajo, como es mi caso, al final cuando dan la salida lo tienes que correr tú sola. Después de la maratón los dolores son lo de menos, cuidándote y haciendo las cosas bien te recuperas enseguida.


Al igual que Nueva York, Boston, Chicago, Londres, etc., el maratón de la capital germana está considerado como uno de los mejores, una visita casi obligada para todo maratoniano, tanto de la élite como los populares, ¿cómo es ese maratón?

Para mí ha sido un maratón espectacular en todos los sentidos, aunque es mi tercera maratón y no conozco en primera persona las otras maratones que comentas. Por supuesto que he oído hablar bien de todas ellas, pero espero en un futuro poder responder con más detalles a esta pregunta y haber pasado por alguna más.

¿Está tan bien organizado cuando hay más de 30.000 corredores en la línea de salida?

La organización ha sido de “10”. Había cientos de voluntarios y la gente tiende a colaborar en todo. No sólo lo hace especial la organización, sino también la ciudad en sí, ya que las calles se vuelcan en todo el recorrido para animar a los corredores. Es una auténtica fiesta y los atletas son los protagonistas, tanto los élites como los populares.

Tú has tomado la salida formando parte del grupo de élite femenino, ¿cómo tratan en Berlín a las atletas como tú?

Personalmente me he sentido una más y pese a no ser una super-crack mundial el trato ha sido genial y no nos ha faltado de nada. Por medio de los mánager, en mi caso Miguel Ángel Mostaza, nos meten a todas en el mismo hotel, donde convivimos las horas previas a la maratón.

Allí te has codeado con atletas como Paula Radcliffe, Florence Kiplagat, Irina Mikitenko, Rosaria Console, Tamara Sanfabio, ¿qué se siente en un día tan importante, en medio de tanta gente, de tantos atletas tan fabulosos?

Para mí ha sido un honor correr al lado de Florence, Irina, Console y, sobre todo, Paula, a la cual admiro mucho como atleta y madre: se lo complicado que es eso y el valor que tiene.


Aunque has corrido junto a una multitud, finalmente eres tú quien tiene que cumplir con el ritmo y darle a las piernas, ¿se llega a sentir “la soledad del corredor de fondo”?

No, la verdad. Correr sola es algo a lo que estoy acostumbrada y nunca he llegado a sentir soledad. Eso sí, aunque pienso que para un maratoniano es muy importante aprender a entrenar y competir sol@, tengo que reconocer que correr en compañía te hace mejorar mucho más tu rendimiento, sobre todo en las series. Correr sola es algo que me ha venido muy bien para forjarme, pero creo que ha llegado el momento de empezar a buscar liebre para mi siguiente maratón.

En estos últimos días se viene hablando de una nueva norma a implantar por la IAAF en virtud de la cual si una mujer bate una plusmarca de maratón en una prueba en la que se ha competido junto a los hombres, dicha marca no podrá ser homologada, sino que se tendrá que hacer en pruebas en las que sólo compitan mujeres, ¿qué te parece? ¿Se puede ser más trasnochado?

Llevar liebres es una ventaja muy grande, pero no veo motivo por el que no homologar la marca, porque, al fin y al cabo, son ellas las que corren.




Esa regla de tres podría ser aplicada a los récords masculinos, ya que el pasado domingo competísteis con hombres y se ha batido dicha plusmarca, ¿no crees?

Exacto, es una regla sin mucho sentido que esperemos la hayan hecho para beneficiar al atletismo.

Una vez analizada tu actuación en Berlín, supongo que habrá que descansar cuerpo y mente, disfrutar de tu familia y luego, ¿luego qué?

Primero, descansar 2-3 semanas para empezar al 100%. Después, una reunión con Dioni para, una vez pasado el maratón, planificar la nueva temporada para aprovechar el cross, mejorar todas las marcas en ruta y afrontar la siguiente maratón. 


Estás en puertas de bajar de 2h40´, ¿qué marca entraría en vuestros planes para el próximo invierno-primavera?

Por supuesto que vamos a poner toda la carne en el asador para intentar la mínima olímpica establecida por la RFEA: 2h34´. Hasta ahora hemos ido paso a paso para recuperar la seguridad que perdí en el quirófano, pero ahora estamos listos para afrontar la exigencia que supone entrenar al límite para intentar conseguir esa marca.

Y como no hay futuro sin pasado, te toca echar la vista atrás y contar un poco quién es y cómo ha llegado hasta aquí Beatriz Molina. ¿Cómo a una chiquilla de 8 años, castellonense de Vall d Uxo, le da por “apuntarse” a atletismo? ¿Dónde los practicabas inicialmente?

Empecé a entrenar a los 8 años porque veía a mi hermana mayor..., pero yo corría con falda y zapatos desde los 5 años. Siempre me llamó la atención el atletismo y, sobre todo, correr por las montañas de mi pueblo.

¿Cómo eran aquellos primeros años de entrenamientos, de juegos, de carreras?

Recuerdo mis primeros años de atletismo como un juego donde lo pasaba muy bien y disfrutaba con mis amigas haciendo lo que más nos gustaba.

No hay muchas atletas capaces de correr, con 13 años, el 1000 en 3´01´´ y el 2.000 en 6´10´´, ¿había muchas rivales que te dejaban atrás o estabas acostumbrada a ganar?

Con esas marcas y en esa categoría estaba acostumbrada a ganar a nivel autonómico, pero a nivel nacional no me lo ponían tan fácil, aunque siempre peleaba por las medallas y siempre estaba ahí delante.


¿Quiénes eran tus rivales de entonces en las pruebas de pista y campo a través?

Mis rivales y, ante todo amigas, eran chicas con calidad que luego no llegaron a categoría sénior por muchos motivos pero, principalmente, por la falta de apoyo que sufre nuestro deporte. Recuerdo a chicas como Alicia Tablado, Eva Alcón, Salomé, Charline...y otras que sí llegaron a lo más alto, como la gran Mónica Pont. Hasta ahora, la mejor y única maratoniana olímpica que ha dado la Comunidad Valenciana. Muy amiga mía y un ejemplo a seguir para mi.

En esta vida casi siempre hay una época para cada circunstancia. Cuando se es adolescente, toca estudiar para intentar labrarse un futuro mejor. Y si haces practica algún deporte, se intenta compatibilizar. Sin embargo, dado que provienes de una familia humilde, a ti te tocó dejar de lado el atletismo para ponerte a trabajar, ¿en qué? ¿Qué recuerdos tienes de aquellas jornadas de trabajo?

Estoy orgullosa de mi familia y de mis orígenes, pero fue una época muy dura en la que mis padres se vieron obligados a irse a trabajar al extranjero y, junto a mis hermanos, me tuve que poner a trabajar a una edad muy temprana. Lógicamente, esa situación no me permitía entrenar en condiciones, pero aún sacaba fuerzas después de 12 horas en fábricas y tiendas para salir a rodar porque era lo que hacía que me siguiera sintiendo atleta.


Hoy en día ese hecho no estaría muy bien visto, pero tocaba arrimar el hombro. Esos hechos ayudan a forjar el carácter y la personalidad del ser humano, ¿hasta qué punto crees que aquello fue positivo en tu vida?

Antes tampoco estaba bien visto, pero si ves que ocurre un desastre en tu casa y tu familia te necesita, como bien dices: arrimas el hombro y lo que haga falta. Por supuesto que eso ayuda a forjar el carácter y la personalidad. Además, ver como mis padres se han dejado la piel luchando para salir adelante me ha enseñado a luchar, respetar y conseguir mis objetivos con mi esfuerzo pero limpiamente y sin aprovecharme de nadie. Gracias al esfuerzo de esos 10 años conseguimos estabilizarnos y a mis 25 años ya tenía un piso pagado y un trabajo estable con el que pude retomar los estudios, los entrenamientos y volver a la competición.

Afortunadamente, con el paso del tiempo puedes volver a entrenar con frecuencia hasta que fichaste por el Valencia Terra i Mar, equipo señero del atletismo internacional de los últimos años, ¿cómo surgió dicha posibilidad? ¿Cuántos años estuviste con ellos?

Nada más fichar por el Terra i Mar en la temporada 2002-3, tuve el honor de ser una de las componentes del equipo que fue campeón de España de cross por clubes. ¡Imagínate, de nuevo ahí arriba después de tantos años! A la semana me clasifiqué la 20ª en el campeonato de España de cross individual, en Ibiza, y, para rematar la temporada, volví a tocar el tartán con unas jornadas de liga, haciendo un 1500 en 4´40” y un 3000 en 10´20”. Todo esto sin preparar nada en concreto, sólo el gusto de volver a competir.


¿Cómo resultó tu experiencia con un equipo tan grande e importante?
El trato fue increíble ese primer año, pero, al quedarme embarazada, perdí todos los privilegios y vuelves a la realidad de este deporte: tanto corres, tanto vales.

Estando en un equipo tan puntero, ¿llegabas a contar con las ayudas necesarias para poder entrenar y competir con tranquilidad?

No, ayudas ninguna.

Y te llegó la llamada de la madre naturaleza, decides ser mamá y llega una de tus actuales seguidoras incondicionales, ¿no pensaste en posponer dicha decisión para intentar sacar partido del atletismo?

El atletismo siempre ha sido mi pasión, pero no mi forma de vida: Iris es lo más maravilloso que me ha pasado.


¿Cómo era entrenar casi cada día hasta el 7º mes de embarazo?

Fue todo muy estudiado para que al bebé no le afectara y todo con el control del ginecólogo y del cardiólogo. Salía a “rodar” por zonas blanditas y con pulsómetro a 130ppm para que el bebé no sufriera deuda de oxígeno. También realizaba ejercicios de tonificación para proteger mis articulaciones.

Y a los 3 meses de que la cigüeña pasara por tu casa, retomas los entrenamientos, pero, para seguir forjando tu carácter, sufres un accidente con fractura vertebral y de costillas, obligándote a estar 3 años en el dique seco mientras te recuperabas, ¿cómo fue ese periódo para ti? ¿Resultó complicada la recuperación?

Desde enero del 2005 que tuve el accidente hasta febrero del 2007 que entré al quirófano del Dr. Barrios lo recuerdo como una de las épocas más duras de mi vida. El dolor y la limitación era tal que no sólo me impedía correr, sino que tenía que luchar con todas mis fuerzas para poder llevar una vida normal. Actos rutinarios como coger a mi hija, pasear con ella, hacer la compra o simplemente agacharme a poner una lavadora me costaba más que cualquier maratón de las que he hecho. Eso sí, nunca pensé en tirar la toalla y nunca dije que no volvería a correr. Nada más salir del quirófano le pregunté al Dr. Barrios: “¿Mi espalda me dejará ser campeona olímpica?” a lo que él me contestó: ”No hija mía, pero te dejará luchar por las medallas”. Lógicamente, esto quedará como una anécdota utópica entre nosotros, pero a partir de ese día nos pusimos manos a la obra como si de verdad ese fuera el objetivo a conseguir. Seis meses de trabajo específico de rehabilitación antes de empezar a trotar y otros seis meses de realizar 2 horas al día de ejercicios de pilates terapéutico (de lo cual me titulé para curarme yo y ahora utilizo para ayudar a los demás en mi consulta) y las piernas empezaron a despertar y responder de nuevo: ¡Ya estaba lista para el siguiente paso!


Una vez dejada atrás la “etapa valenciana” y los problemillas, vuelves a entrenar, a competir, ¿fue duro el regreso? 

Sí, se te cierran todas las puertas...¡pero con candado! Nadie confía en ti. Tienes que partir de cero e ir haciéndote de nuevo el camino poco a poco.

¿En qué club militas en la actualidad?

Estoy en la A.D.Marathon de Madrid. No me tratan mal, pero tampoco tengo ningún privilegio pese a demostrar contínuamente mi compromiso con esto del atletismo, mejorando una vez tras otra todas mis marcas personales desde el 3000 hasta la maratón.

 ¿Cuentas con ayudas y apoyos suficientes para poder pensar en entrenar, competir, descansar y disfrutar de la familia sin tener que fichar cada día en un centro de trabajo? En caso afirmativo, ¿cuáles?

Gracias a nuestro esfuerzo y dedicación, en la actualidad mi marido y yo tenemos nuestra propia consulta y nos organizamos para poder compaginar trabajo y entrenamientos y no depender de recibir una ayuda. Eso me da la libertad de planificarme la temporada con mis propios objetivos y no bajo la presión y las órdenes del que te “ayuda” con becas miserables que acaban con todos tus derechos.
Está claro que no puedo descansar todo lo que debería y también está claro que si no tuviera mi propia financiación, tendría que depender de los ingresos del atletismo y tal y como está montado este circo en el que se reparten el pastel los de siempre, me habría quedado por el camino como le pasa a la mayoría de los que no tiene amigos dentro de la RFEA, de sus respectivas federaciones autonómicas o de los ayuntamientos.

En el atletismo se sabe que “tanto corres, tanto vales”, pero algunos tienen que demostrar mucho más que otros para acceder a lo mismo pese a haber tenido que superar muchos más obstáculos por el camino como es mi caso y seguramente el de muchísimos atletas españoles. Todos esos organismos tienen demasiado poder sobre el atleta y su entrenador, los cuales muchas veces, por necesidad o seguir “chupando del bote”, prefieren callar y mirar para otro lado sin darse cuenta de que nos están perjudicando a todos, y sobre todo al atletismo. Con el único apoyo que cuento es con el de mi entrenador, Dionisio Alonso, que apostó fuerte por mí cuando nadie más lo hizo. Es una persona admirable que disfruta del atletismo del de verdad. Con él se puede hablar y te deja tomar tus propias decisiones y las respeta sin presionar ni influir en ningún momento y deja que tus triunfos los sientas tuyos aunque también son suyos. Es una lástima que una persona que aporta tantas cosas buenas al atletismo tampoco reciba las ayudas y el trato que se merece en el atletismo español, sólo por ser de los que no miran para otro lado.


¿Cuándo decides, y por qué, debutar en maratón?

Siempre tuve claro que acabaría haciendo maratón. Es la prueba en la que más disfruto y siento que la controlo...además, tengo el mejor entrenador para ello.

Háblanos de tu maratón a la milanesa, ¿cómo fue tu primera vez?

No sabía cómo iba a responder mi espalda a partir del km. 30 y salí muy conservadora,  escuchando mi cuerpo a cada paso, teniendo claro que era mi toma de contacto y debía acabar confiada y con ganas de repetir. Sabemos que tengo muchísimo margen de mejora, ya que desde la operación hasta ahora hemos ido con mucha precaución,  evitando muchos ejercicios de fuerza (muy necesarios para el maratoniano), compitiendo lo mínimo, sobre todo evitando en lo posible el cross y nunca acabando al límite de las fuerzas para evitar una recaída. De este modo, en estos momentos hemos conseguido completar un maratón sin dolor de espalda y recuperar la confianza para centrarme en lo importante: correr olvidándome de la lesión.

¿Qué equipo de profesionales rodean tu carrera deportiva para que no te tengas que preocupar más que de correr y descansar?

Me alegra que me preguntes por mi equipo de trabajo, ya que es la clave de mi rendimiento deportivo y, al fin y al cabo, mi propio negocio. Ya que me lo pones tan fácil, voy a hacer una cuña de publicidad: Esta es la web de mi consulta: www.gasparpolo.com (próximamente www.caresport.es). Como podrás ver en ella, estoy muy bien cuidada por mi marido, Gaspar Polo, con 12 años de experiencia como quiromasajista de atletas de élite. Todas las semanas me doy 2 ó 3 masajes, fundamental para la asimilación de las cargas del deportista. También tenemos en plantilla dos fisioterapeutas expertos en alto rendimiento, un osteópata y un nutricionista y licenciado en Educación Física, Rubén Montalván, quien me controla la dieta y antropometría. También contamos con una monitora de pilates terapéutico especializada en rehabilitación y prevención de lesiones de la columna vertebral: Beatriz Molina, yo misma. Dentro del equipo de trabajo, cuento con el gran Dr. Rafa Plaza, la psicóloga Amparo Carbonell , el cardiólogo Dr. Ferrero y, cómo no, el Dr. Barrios. Este es principalmente el equipo que llevo detrás y el que por supuesto aconsejo a mis pacientes. 


Las cosas van saliendo bien, te vas acercando a los puestos delanteros de los distintos campeonatos de España de pruebas en ruta (10 kms, media, maratón), ¿cuáles son tus objetivos de aquí a 12 meses? 

Todavía no he planificado con el míster la nueva temporada. Ahora tocaba descansar y desconectar 2 semanas para afrontar con fuerza el reto que nos planteamos. Está el cross, que me vendría muy bien como base para la siguiente maratón, en primavera, en la que buscaremos esa mínima para los JJOO: 2h34´. 



¿Te resulta fácil compaginar tu vida de atleta con la de madre y esposa? ¿Cómo lo haces, cómo te organizas día tras día? 

Hombre, fácil no es porque en Valencia no tenemos familia que nos eche una mano. Para nosotros, la prioridad es nuestra hija Iris y gracias a que es una niña con salud y muy colaboradora, podemos compaginar trabajo y atletismo al mismo tiempo que estamos con ella.

Para preparar el maratón de Berlín has optado por la altitud de Navacerrada, ¿resulta sencillo separarse temporalmente de la familia para dedicarte cada día a intentar lograr la mejor puesta a punto para una prueba tan exigente?

Al hilo de la respuesta anterior, en mi casa hemos hecho del atletismo nuestra forma de vida y hemos disfrutado de mi preparación como unas “vacaciones familiares en la montaña”. Mi marido también era atleta, me apoya al 100% y mi hija es mi fan nº 1,  a la que le encanta verme entrenar (y darme consejos como : “ Mami, cuando estés cansada te paras y no pasa nada”), así que siempre que puedo se vienen conmigo y disfrutan igual o más que yo.

Tú entrenas con Dionisio Alonso, preparador, entre muchos otros, de Jesús España. ¿Sueles entrenar con ellos o lo haces guiada por él pero por tu cuenta?

Ellos entrenan en Madrid y yo aquí en Valencia, pero después de la concentración de Navacerrada, en la que Dioni ha venido a verme en los entrenamientos más importantes, he visto que sólo su presencia me hacía mejorar todos mis registros. Él transmite seguridad y confianza, que es lo que necesita un atleta, por lo que a partir de ahora intentaré ir a menudo a Madrid, sobre todo para los entrenamientos clave.

¿Qué aspectos del entrenamiento son los que más te gustan? ¿Y los que menos?

Lo que más me gusta es volver a sentirme atleta en general. Todos los aspectos del entrenamiento son positivos cuando lo haces por que te gusta y sin ninguna presión de tu entorno.


Con atletas como tú queda claro que en esta vida, para conseguir lo que se quiere, hay que desearlo y luchar por ello, ¿qué te gustaría decirles a aquellas personas que creen que ciertos obstáculos de la vida son insalvables?

Les diría que no hay nada insalvable en la vida salvo una enfermedad grave o la muerte. Siempre hay que luchar en la vida por tus metas y ser consciente de tus límites. Como decía mi padre: “En la vida necesitas un sueño. Todo depende de ti y de lo que quieras ese sueño. Se fuerte y lucha por lo que quieres, pero siempre sin dañar a nadie, sin dejar que nada te pare en tu camino hacia tu sueño y, sobre todo, sé feliz durante ese camino”.


Cuando el atletismo de élite quede atrás, tu vida seguirá, pero, ¿con qué te gustaría quedarte en el recuerdo más íntimo?
 
Me quedaré con haber luchado con todas mis fuerzas por conseguir el máximo rendimiento deportivo sin atajos, con la satisfacción de no tirar la toalla pese a las dificultades y, sobre todo, me quedaré con las palabras de apoyo de las personas que me quieren y me apoyaron en los momentos más difíciles.

lunes, 24 de octubre de 2011

Daniel Pérez Martínez


Hoy, rompiendo lo que es norma en este rincón, hago este inciso para dedicar esta entrevista a Covadonga Pérez, hermana de mi atleta protagonista. Espero que la operación salga genial y que tenga una pronta recuperación. Un abrazo

Mejores Marcas Personales

1.500 m.l.: 3.46.65 (Málaga, 2009)
3.000 m.l. pista cubierta: 7.58.12 (Sevilla, 2011)
 5.000 m.l.: 14.29.42 (Bilbao, 2011)
3.000 metros obstáculos: 8.42.58 (Barcelona, 2011)
Milla (ruta): 4.19 (Barcelona-Sagrada Familia, 2011)
10km (ruta): 30.45 (Málaga-Carrera Urbana, 2010)

Palmarés 

                                                Temporada 2005–2006 (Promesa)

Subcampeón de Andalucía de Cross
  8º en el Campeonato de Andalucía Absoluto de Cross Corto (categoría senior)
           Subcampeón de Andalucía de Cross Universitario
8ª posición con el C.A. Bahía de Algeciras en Campeonato de España de Cross por clubes
             Campeón de Andalucía Promesa de 1500m.l.
                6º en el Campeonato de España Promesa Aire Libre en 3000m.obstáculos

Temporada 2006–2007 (Promesa)

  Campeón de Andalucía de cross
  4º en el Campeonato de España en Pista cubierta en 3000m.l.
  Subcampeón de Andalucía de Cross Universitario
  Campeón de España Promesa de Cross
 3º con la selección Andaluza en el Campeonato de España de Cross
  Campeón de Andalucía Universitario en 1500m.l y 5000m.l.
  Subcampeón de Andalucía Absoluto de 1500m.l.
  6º en el Campeonato de España Promesa a.l. en 3000m.obstáculos

Temporada 2007–2008 (Promesa)

  Campeón de Andalucía de cross
  3º en el Campeonato de Andalucía Universitario en 1500m.l.
3º en el Campeonato de España Promesa en 3000m. obstáculos

Temporada 2008-2009 (Senior)

  3º en el cross de San Juan Evangelista, Sonseca (Toledo), perteneciente a ANOC
  Campeón de Andalucía Universitario de Cross
  3º en el Campeonato de Andalucía de Cross
  Campeón de Andalucía Absoluto en pista cubierta en 3000m.l.
  4º en el Campeonato de España Universitario de Cross
  Campeón de Andalucía Universitario de 1500m.l y 5.000m.l
3º en el Campeonato de España Universitario en 3000m. obstáculos
Campeón de Andalucía Absoluto de 3000m.obstáculos.

Temporada 2009-2010 (Senior)

2º en el Campeonato de Andalucía de Cross Universitario
3º en el Campeonato de Andalucía Universitario en 1500m.l.
  Campeón de Andalucía Universitario de 5000m.l.
  Campeón de Andalucía Absoluto de 3000m.obstáculos

 Temporada 2010-2001 (Senior)

  Campeón de Andalucía de Cross.
  6º en el Campeonato de España de Pista Cubiertaen 3.000 m.l.
  Subcampeón de España de Cross Universitario


Llegamos a finales de septiembre, típico mes de reencuentros, de finales, de comienzos. Tu temporada 2.011 ya acabó y ya estás inmerso en la preparación de la próxima temporada, ¿qué valoración habéis hecho de tu pasada temporada?

La temporada pasada fue muy buena, no sólo a nivel deportivo si no a también a nivel personal.  El invierno fue excelente, me costó un poco entrar, pero, a partir de navidad, las cosas cambiaron y empecé a obtener buenos resultados. En verano tal vez me pesó eso, querer mantener ese nivel y, aunque los entrenamientos aún fueron mejores, humildemente, tanto mi entrenador como yo, pensamos que podía haber corrido un poco más.

De hecho, has mejorado tu marca personal en la mayoría de las distancias (3.000mts en pista cubierta, 5.000m, 3.000m obstáculos y milla en ruta), una muestra de que estás haciendo bien las cosas y de que pueden ir mejorando en las próximas temporadas, ¿no es así?


Realmente la marca de más valía es la del 3000m.l. en pista cubierta. Estábamos centrados en el cross, realizamos un par de tests y salió eso. Tal vez ese fue el secreto, correr sin pensarlo mucho y sin fijar ningún objetivo en concreto.

La de 5000m es testimonial, ya que nunca había disputado uno de gran nivel, y en obstáculos, a pesar de ser una gran marca, no me llenó por completo, tenía en las piernas algo mejor, sin embargo el atletismo es mucho más que tenerlo en las piernas.


 
De cara a la temporada recién concluída tomaste la decisión de dar un importante giro en tu carrera deportiva. Dejas tu Málaga y te vas a Ripollet, cambiando no sólo de aires, sino también de entrenador, ¿por qué?

 
No engaño a nadie si digo que el principal motivo fue personal, vivir junto a mi pareja, Núria Puig. La estabilidad emocional es un punto muy importante para una persona y también para un atleta. Intenté que el cambio no fuera muy brusco y sobre todo mantener lo que funcionaba en Málaga: el trabajo duro, el descanso y el orden.

Tu entrenador actual es José Ríos Ortega, uno de los mejores fondistas (desde 5.000mts hasta maratón), ¿te ha resultado complicado adaptarte a su forma de trabajar? ¿Existen diferencias notables entre el sistema de José Ríos y el de Ángel Carmona, tu entrenador de siempre?

Tanto él como yo pensábamos que la adaptación sería cuestión de una temporada completa, sin embargo en unos meses estaba totalmente adaptado. Me ayudó mucho sentirme valorado y querido en un nuevo entorno de entrenamiento, un entorno muy profesional, siendo un total desconocido. Me costó dar el paso y dejar de entrenar con Ángel Carmona, él siempre confió en mí,  en mis peores momentos estuvo a mi lado, animándome y empujándome a luchar por los objetivos, por nuestros sueños. También él me dio el empujón definitivo; me acuerdo del inicio de la temporada 2006-2007, cuando hablamos y me dijo: “tenemos que ser profesionales”.

En cuanto a la diferencia de sistemas: José tiene un nivel altísimo como atleta y ha aplicado eso a su labor como entrenador.  Sabe justo lo que es necesario en cada momento. Ángel no era sólo mi entrenador, era mi amigo, llegamos a formar uno solo, éramos un buen equipo, nos comunicábamos mucho y le intentaba trasmitir todas mis sensaciones para que él las valorara de cara a los entrenamientos: ese fue nuestro secreto durante más de 10 años juntos. Tengo mucho que agradecerle, siempre tendré claro que soy la persona y el atleta que soy gracias a él.


¿Has podido observar que en Cataluña se viva el atletismo de forma diferente a como se hace en Andalucía o Málaga?

Los atletas somos una gran familia, casi todos tenemos las mismas inquietudes, los mismos sueños, dentro de nuestro nivel. Tal vez en Cataluña se viva no sólo el atletismo, sino el deporte en general, con más intensidad. Quien mas y quien menos realiza alguna actividad deportiva con bastante frecuencia. Yo he compartido las calles de Barcelona corriendo junto a casi 20mil personas y he visto llenarse el estadio Olímpico con un partido de rugby.

Hay que informar que allí no sólo te has ido para correr, sino también para completar tus estudios en la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ¿cómo los llevas?

Conocía la posibilidad de completar mis estudios: yo había terminado la Diplomatura de Magisterio de Educación Física en Málaga y no me llenó lo suficiente. Me gusta la enseñanza, pero me atrae mucho el alto rendimiento y completando mis estudios en INEF sabía que aprendería mucho. Voy un poco más tranquilo que el resto de mis compañeros, con menos asignaturas, pero yo, en cuanto salgo de clase a media mañana, me voy lo más rápido posible a entrenar y hay que ordenarse para poder hacerlo.

Una circunstancia que me llama la atención (positivamente) de estas entrevistas es darme cuenta de que hay muchísimos atletas de alto nivel que, además de entrenar y competir, intentan completar su formación académica. ¿Te resulta fácil compaginar ambas actividades, la deportiva y la académica?

Personalmente no es que me resulte fácil, pero tampoco es un gran problema. Es cuestión de ordenarse e identificar prioridades. Yo tengo una teoría y procuro aplicarla: intento hacer, por decirlo de alguna manera, pequeños departamentos en mi mente: entrenar, estudiar, disfrutar del tiempo con mi pareja o con mis amigos…Intento centrarme en cada una de las actividades cuando las estoy haciendo y dar el todo en cada una de ellas.

Y, si no me equivoco, también haces tus pinitos en la tienda de deportes Rios Running, ¿cierto?

José abrió su negocio el pasado mes de febrero y yo lo he visitado con asiduidad, pero de ahí a hacer mis “pinitos” todavía no. Me gusta ir y charlar con él de todo lo relacionado con el material y ver las novedades de las marcas. Él sabe que puede contar conmigo para lo que sea, si tiene que viajar o algún compromiso o cualquier otro evento, pero por ahora correr es lo primero.


 
¿Cómo organizas el día para tener abiertos tantos frentes?

Bueno, ¡hay que madrugar! Me levanto temprano de lunes a jueves para ir a clase dos o tres horas, después entrenar, comer y una pequeña siesta. Por la tarde, un poco más de lo mismo, un rato para mis estudios u otras obligaciones, entrenar de nuevo, cenar y descansar un poco con mi pareja. Los fines de semana (que para mi empiezan el viernes) son más tranquilos por ahora, que no hemos empezado con las competiciones, aunque no nos alejamos del trabajo duro; recuerdo varios domingos el año pasado de doble sesión y este año seguro que me tocan también.

Al estudiar la carrera mencionada, imagino que tienes más o menos claro qué futuro esperas para ti una vez que el deporte de alto nivel se acabe, pero ¿te ves enfocándolo más a la docencia o a la preparación de deportistas?

Me gusta la docencia. De hecho, cuando vivía en Málaga, estuve trabajando como monitor de Atletismo, iniciación al deporte y psicomotricidad con alumnos de todas las edades y disfrutaba muchísimo. El alto rendimiento me atrae un poco más, aunque no ofrece muchas posibilidades de ganarme la vida con ello. Me veo trabajando como profesor o en algo relacionado con la gestión y con mi “grupito” de entrenamiento, para ello estoy trabajando. Lo que tengo claro es que no me aparataré del mundo del deporte y mucho menos del Atletismo, soy un apasionado y me gustaría seguir vinculado a él toda la vida.


 
Tú que vives el atletismo en varios frentes y que conoces el mundo universitario, ¿te parece que existe buena sintonía entre las Universidades españolas y el deporte en general y el atletismo en particular? ¿Crees que el sistema es mejorable, sobre todo para conseguir que los deportistas de élite tengan la posibilidad de llevar adelante una carrera universitaria sin descuidar ambas facetas?

Estamos a años luz de otros países europeos y sobre todo del gran referente en este campo, que es Estados Unidos. Las universidades españolas ofrecen facilidades, pero no existe un criterio único, ni tan siquiera un criterio único en los diferentes centros de una misma ciudad.  Por mi experiencia, pienso que los atletas que sacan sus estudios universitarios es por empeño e ímpetu personal, mas que por las ayudas que puedan recibir.

Aunque aún eres muy joven, ya cuentas con sobrada experiencia en el mundo del atletismo, ¿de qué manera llegó el atletismo a tu vida?

Desde que tengo recuerdo, he practicado deporte. Empecé con la natación a muy temprana edad, pero no me atraía demasiado. Además, practicaba alguna actividad extraescolar en mi colegio, entre las que se encontraba el Atletismo, tan sólo un día a la semana. Ángel Carmona cogió las riendas de la escuela en 1999, a partir de ahí los resultados comenzaron a ser un poco mejores y me decidí a entrenar 3 días a la semana en la Ciudad Deportiva de Carranque. Me federé con el Club San Pedro Atletismo y comencé a tomarme más en serio nuestro deporte cuando aún era Infantil de segundo año, siempre con moderación y muy bien guiado por mi entrenador.


 
Este deporte, incluso en edades tempranas, exige dedicación y mucho esfuerzo. Cuando se es adolescente o preadolescente, ¿hasta qué punto te era fácil conseguir ir a entrenar día tras día?

Era un atletismo un poco diferente al de ahora, menos basado en los resultados y en el rendimiento, pero igualmente difícil. Recuerdo cómo pasaban las semanas durante el invierno entre horas de clase, de estudio y de entrenamiento, sin hacer otra cosa. Mientras tanto, tus amigos salían los fines de semana o entre semana y tú tenías que aprovechar para ponerte al día con los estudios, poder entrenar o salir a competir. Por ejemplo, yo nunca he ido de viaje de fin de curso con el colegio, ni con el instituto, ni con la universidad, pero puedo decir que he conocido todas las comunidades autónomas de nuestro país, muchas provincias, capitales y también ciudades extranjeras. Tiene sus pros y sus contras, hay que saber valorarlos y sobre todo decidir lo que más te gusta y más feliz te hace, sin ningún tipo de presión.

En aquellos momentos, si te hubieran preguntado que qué querías ser de mayor, ¿habrías dicho atleta profesional?


Creo que sí. Desde que empecé en el atletismo lo he vivido de una forma bastante intensa. Disfrutaba mucho en las competiciones de campo a través en las que participaba y después podía disfrutar de los mejores atletas de élite en primera fila en los circuitos. También seguía las reuniones por televisión y soñaba con ser un gran atleta algún día.

¿Te veías haciendo de un juego, como lo sería en tus primeros tiempos, o un deporte como el atletismo, tu modo de ganarte la vida?

Pasó bastante tiempo hasta que me di cuenta de que el Atletismo también podía ser un trabajo para mí. Siempre he disfrutado mucho corriendo, independientemente del resultado. Evidentemente, cuando ganabas o quedabas delante, la satisfacción era enorme. Más tarde, cuando empezaron a llegar pequeñas repercusiones económicas, también te alegraban mucho.  En mi casa se han esforzado por facilitarme la práctica del atletismo en la media de lo posible, pero también para que no me apartara de los estudios y que cursara alguna carrera universitaria. Ganarse la vida es un buen término, la mayoría de atletas de mi nivel es lo que podemos hacer ahora mismo. No nos hacemos ricos, ni mucho menos, pero podemos ir “tirando” y poder seguir apostando por nosotros mismos. Vivimos al día, como se suele decir, pero es algo que hemos elegido.




¿Hasta qué punto satisface acostarse cada noche con el convencimiento de que te ganas el pan haciendo lo que más te gusta, corriendo en tu caso?


La mayoría de las veces me siento afortunado, me siento bien sabiendo que, haciendo lo que me gusta, puedo recibir una compensación económica con la que puedo “pasar” sin trabajar mis 8 horas diarias, como hace la gente de mi edad. Pero otras muchas noches te pones a pensar, ¿si esto no sale bien? ¿si mañana me lesiono y no puedo correr en un mes, en un año o nunca más? Yo, por ahora, no puedo estar tranquilo. Si yo o cualquier atleta de mi nivel te dice que hace esto por dinero te está engañando.

Aunque tus comienzos fueron de lo más halagüeño, consiguiendo bastante medallas en Campeonatos de Andalucía y de España, tuviste varias temporadas en que las cosas no salieron bien por culpa de un problema con tu glándula tiroidea, ¿cómo llegó a afectar dicha circunstancia a tu rendimiento?

No me gusta hablar mucho del tema. El Atletismo es un deporte muy duro y sacrificado, a cualquier atleta que le preguntes tiene una historia dura, de sacrificio personal y de lucha constante por alcanzar sus sueños. Durante mucho tiempo no he podido dar el 100% por este tipo de problemas, llegando a estar mucho tiempo parado y bastante tiempo entrenando sin mejorar y con muy malas sensaciones, pero…¿quién no?. No vale la pena lamentarse, pensar que eres un pobre “desgraciado” por ello. Hay que poner todo lo que esté en nuestras manos para solucionarlo, intentarlo con todas nuestras fuerzas, si no se puede, al menos no será porque te has dejado algo.

Recuerdo perfectamente el día que me diagnosticaron estos problemas y que mi padre me dijo que no podría volver a correr no se sabía por cuánto tiempo, quizás para siempre. Al día siguiente ya estaba pensando en volver y, si no lo hubiera conseguido, se que me habría quedado la satisfacción personal de darlo todo para ello.



¿En algún momento llegaste a pensar que tendrías que dejar de ilusionarte con ser atleta profesional o tenías el firme convencimiento de que lo conseguirías?

Sí, lo pensé, aquel día nos asustamos todos, no sabíamos a lo que nos enfrentábamos porque no conocíamos la enfermedad. Tener problemas de tiroides es algo bastante común en nuestra sociedad, no tan común entre deportistas de alto rendimiento. Ahora sabemos cómo manejarlo, me someto a análisis con bastante frecuencia y soy consciente de que los problemas pueden volver en forma de altibajos, pero hay que ser frío y poner soluciones en forma de tratamiento, en la medida de lo posible.

Imagino que respirarías tranquilo cuando los resultados favorables volvieron a aflorar…

Me quedé tranquilo cuando supe que no era tan grave, que había soluciones que pesaban desde un simple tratamiento hasta pasar por el quirófano en los casos más extremos. Ese día supe que podría volver a darlo todo en el tartán. En la temporada 2008-2009, cuando volví a correr en mis mejores marcas, me sentí muy satisfecho. Más tarde volverían los problemas, pero era algo que ya conocíamos y que tenía solución, así que sólo hubo que tomárselo con tranquilidad. 

 
Málaga es una provincia con una excelente cantera de atletas jóvenes, con futuro, muy prometedores. Sin embargo, tal vez se haya echado en falta algún club más, junto con el Nerja, que pudiera absorber a atletas en progresión para catapultarlos a la élite. La aparición de tu club, el Club de Atletismo Málaga, supuso un bálsamo para muchos atletas, ¿estás contento con la ayuda que el mismo te puede aportar?

En una ciudad como Málaga, con una gran tradición atlética y lo que es más importante, con destacados deportistas en diferentes especialidades, hacía falta un club de referencia en la capital. El Atletismo Málaga surgió con esta idea, primero, tener la oportunidad de que los atletas de élite representaran a su ciudad y, segundo, fomentar el atletismo entre los más jóvenes. Las instalaciones existían y hacía falta un grupo de gente que trabajara en ello. Para mí, el Atletismo Málaga, además de ser el club en el que más años he militado, esta será mi quinta temporada, es mi casa. El trato ha sido excelente, nunca me ha faltado de nada. Como malagueño estoy muy orgulloso de representar a mi ciudad gracias a mi club.


 
Además de tu club, considerando que eres un deportista profesional, ¿qué entidades o firmas están contigo para facilitarte que te dediques a entrenar, competir y descansar?

Desde el año 2009 mi patrocinador en material deportivo es la firma inglesa NEW BALANCE. Su distribuidora en España, Alfico, y su representante, Manuel Rodríguez, están teniendo un trato excelente conmigo. Todos sabemos de la importancia que tiene un buen material para los atletas, sobre todo en lo que a calzado se refiere, nuestras piernas son nuestra herramienta de trabajo y New Balance nos pone el mejor material en nuestras manos para cuidarlas lo máximo posible. En una época difícil en la que nos encontramos, el esfuerzo de New Balance por sus atletas está siendo magnífico, así que me gustaría desde aquí agradecer la confianza depositada por la marca.



De cara a la próxima temporada, ¿qué objetivos tienes marcado en rojo en el calendario?

Este año es un buen año para nuestro deporte y hay que aprovecharlo. En principio, el objetivo pasa por hacer una buena temporada de cross y estar un poco mas arriba que el año pasado. Al aire libre la cosa cambiará: cuando pase el invierno estableceremos unos objetivos concretos, pero la idea pasa por hacer grandes registros, sobre todo en la prueba de 5000m.l, sin olvidar el 1500m.l o el 3000m.obstáculos. Logrando grandes marcas llegarán los objetivos y tal vez una internacionalidad absoluta sería algo a marcar en rojo, pero aún no nos lo planteamos, lo primero es superarnos a nosotros mismos.

Tal y como está estructurado el atletismo para los mediofondistas y fondistas, está claro lo que hay: campo a través, pista cubierta y pista al aire libre, con las habituales incursiones en las pruebas de ruta. ¿Dónde te encuentras mejor a la hora de competir?

Con este tema voy a ser un poco ambiguo. Siempre he dicho que mi prueba preferida es el 3000m.l. De hecho, considero que es en ella donde tengo la mejor de mis marcas, pero la pista cubierta es corta, con pocas competiciones y pocas oportunidades, apostar mucho por ella a veces puede ser un error de cara a el resto de la temporada, al menos para los fondistas como yo.

Ahora bien, como esta estructurada la temporada y mas aun en nuestro país, con un impresionante plantel de campo a través, considero fundamental preparar y ser competitivo en este ámbito, tanto para el presente como para el futuro. Me gusta el cross pero se que por mis características tengo que entrenar muy duro para estar delante. Tal vez sea la especialidad que mas alegrías me ha dado con 5 títulos en el campeonato de Andalucía (uno de Senior) y  dos en Campeonatos de España (Juvenil y Promesa).
 
Las pruebas de ruta me gustan, pero por ahora no dejan de ser meras anécdotas competitivas en mi temporada.

Y, por último, corriendo en la pista a ritmos altos me encuentro muy cómodo, tanto en el 1500m.l., 3000m.obstáculos ó 5000m.l, pero considero que aún tengo mucho que dar en forma de un buen registro.


 
Y de cara al futuro, ¿en qué facetas te gustaría ser de los más grandes?

Todo fondista que se precie siempre piensa en la prueba reina, esos épicos 42 kilómetros y 195 metros, pero por ahora mi sueño en esta distancia sólo pasa por completar una. Me gustaría estar muy arriba en el Campo a Través, internacionalmente ahora mismo es prácticamente imposible, pero a nivel nacional para mí conseguir un título sería una satisfacción, pero como los buenos sueños, sueños son, y hay que tener los pies en la tierra. Por otro lado, la gran competición atlética por excelencia son los Juegos Olímpicos. Yo siempre digo que participando y viviendo unos juegos como deportista ya me podría retirar tranquilo.

Actualmente, estás centrado, sobre todo, en el campo a través y el 3.000 metros obstáculos, dos pruebas en las que España ha aportado gran cantidad de los mejores atletas de Europa y, en ocasiones, del mundo. ¿Te ves en lo más alto del podio en algunas de esas disciplinas?

 
¡Cuántas alegrías nos han dado estas dos especialidades a los aficionados al atletismo en España!. Si en nuestro país eres de los mejores, tienes la seguridad de poder hacer buenos papeles en competiciones internacionales, pero, siendo realistas, ahora tenemos que hablar de competiciones a nivel europeo. Tal vez ese sea el camino a seguir y el objetivo, sin pensar en ganar grandes carreras o colgarse grandes medallas.

El 3.000 metros obstáculos español, tras unos años fantásticos en que hemos contado con fabulosos obstaculistas, está viviendo una época de florecimiento de nuevos valores, de jóvenes atletas a los que cabe augurar un futuro muy prometedor. ¿Cómo ves a tus compañeros de prueba de aquí a un futuro a medio plazo?

Hace varios años contábamos con una serie de “obstaculistas” a un gran nivel como Luis Miguel Martín Berlanas, Eliseo Martín, José Luis Blanco, Antonio Jiménez Pentinel, Cesar Pérez…, que
llegaron a hacer grandes marcas y buenos resultados internacionales; siempre recordaré el oro de “Penti” con el bronce de “Luismi” en el Europeo de 2002, las finales olímpicas de “Luismi”, especialmente su 4º puesto en Sydney 2000 ó la medalla de Bronce de Eliseo en el mundial de París 2003. Fueron unos años gloriosos para nuestra prueba. Por diversos motivos se produjo un pequeño retroceso en sus marcas, unido a que no entraba “sabía nueva”, a excepción de Ángel Mullera, Enrique Sánchez, Diego Tamayo, Marcos Peón o Fran Lara, pero con marcas inferiores. Este año la revolución ha sido total. Se venían “cocinando” varios talentos que este año ha dado la casualidad que han explotado a la vez: Sebastián Martos, Víctor García, Tomás Tajadura, Abdelahi Merzougui, Antonio Abadía, que, sumados a Eliseo, Penti, Mullera, han realizado grandes marcas y han confirmado lo que muchos desde dentro ya sabíamos, que hay mucho futuro en esta prueba. He nombrado a todos los atletas de la final del pasado Campeonato de España de Málaga, a excepción de Jesús Cardo, Roger Jardi, y yo mismo. Estar en esa línea de salida fue todo un lujo.

 


Cuando vemos competiciones de obstáculos a nivel internacional disfrutamos muchísimo con las prestaciones de los africanos y, esporádicamente, algún no africano que se cuela. Aparte de las condiciones ambientales y la predisposición genética, ¿crees que existen notables diferencias en los sistemas que usan para entrenar? ¿Diferencias motivacionales?

Claro que la fisiología puede ser un punto bastante determinante, sobre todo en lo que a pruebas de fondo se refiere, pero para mí los motivos son mas sociales, económicos o ambos unidos. A la gran densidad de corredores en esos países, se suma que muchos de ellos tienen gran calidad y que su única salida para sobrevivir o alcanzar un futuro prometedor para ellos y sus familias es el atletismo. Yo siempre lo digo: aquí, en Europa, por suerte (aunque tal vez sería muy optimista decir esto en los tiempos que corren) si no corres, puedes trabajar y ganarte la vida de alguna manera. Allí, o corres o, por regla general, lo pasas muy mal para tener un plato de comida.

Está claro que en los países africanos que destacan en ese tipo de pruebas existe mayor densidad de atletas, lo que, unido a la posibilidad de que el atletismo te facilite la vida, hace que su entrega sea infinita, ¿tan complicado es conseguir eso en países donde todo es relativamente más fácil?

Nunca he estado en África y tampoco me he relacionado mucho con atletas de ese continente, pero tengo amigos o conocidos que han tenido la oportunidad de pasar algún tiempo de concentración allí: su vida es mucho más sencilla, humilde, pero, a la vez, mucho más sana, se conforman con muchísimo menos que nosotros aquí. Cuando coincides en alguna competición con atletas de ese continente, generalmente de Kenia, te das cuenta de su gran humildad, amabilidad, educación, etc. Valores éticos y morales que en Europa estamos perdiendo. 

Sería imposible ver a un atleta europeo con el nivel de algunos de esos atletas conformarse con uno o dos pares de zapatillas y unos cuantos euros, viajando miles de kilómetros y pasando mucho tiempo fuera de casa para competir.  Es otra mentalidad, otra forma de vivir la vida y el atletismo, ni mejor ni peor, pero ciertamente contrapuesta a la nuestra.

Hablemos de números y tiempos, ¿qué marcas son aquellas que te gustaría conseguir antes de acabar tu carrera deportiva?

Perdona que te contradiga, pero no me gusta hablar de números ni de tiempos. Siempre que tengo la oportunidad de competir en una gran carrera, intento dar lo mejor, el máximo y sacar a relucir todo el trabajo desarrollado. Todos tenemos grandes marcas, barreras con las que siempre hemos soñado y que nunca pensaríamos que podríamos llegar a batir, cada uno a nuestro nivel. Por ejemplo, para mí bajar de los ocho minutos en el 3.000m.l. fue una de ellas. 

Las que están por venir, si me permites, me las guardo para mí, para mis pensamientos, para mis sueños, para mi esfuerzo diario, dándole vueltas a nuestro santuario de cuatrocientos metros con el fin de alcanzarlas.


¿Cuántas horas al día dedicas a entrenar? ¿En cuántas sesiones y cuántos kilómetros a la semana?

Bueno, suele ser bastante variable y me guiaré como referencia de mis entrenamientos del pasado invierno. Suelo dedicarle unas 2 horas–2 horas y media a mi sesión principal y 1h–1h y media a la otra, doblando 3 ó  4 días a la semana. En números el año pasado realicé bastantes semanas entre los 120-140 kilómetros por semana. Este año la idea es subir un poco más. No son cifras que asustan. Sin embargo, si hablamos de horas dedicadas al descanso muchos sí se asustarían…¿cómo se puede dormir tanto? Para mí es uno de los secretos: el descanso después de unas buenas sesiones de entrenamiento.

Tu pareja, Nuria Puig, también es atleta, así que ¿resulta todo más fácil cuando se convive con alguien que también ama nuestro deporte?

Creo que sí, que es todo mucho más fácil. Aunque llevamos bastantes años de relación, el año pasado fue el primero que convivimos juntos y, la verdad, ella entiende todos mis sentimientos, todas mis sensaciones y, sobre todo, todo el tiempo que hay que dedicarle a nuestro deporte para obtener resultados. Núria ha reducido su actividad y se ha centrado más en su trabajo, pero, de todas formas, sigue practicando nuestro deporte y disfrutando de las competiciones desde otro punto de vista. Además, es Diplomada en Nutrición y Dietética y también me aporta toda su experiencia en ese ámbito y ayuda a mi rendimiento. Siempre he pensado que, además de hacer buena pareja, formamos un buen equipo, eso me da mucha moral y confianza.


Un sueño muy habitual para los atletas es ser olímpico, al menos, una vez. De ahí, pasamos a ser medallista, etc. ¿Cuál es el tuyo?

No voy a ser menos y voy a cumplir con el tópico: ser olímpico. Tengo la suerte de tener a José Ríos como referente, con 3 juegos olímpicos a sus espaldas: cuando visito su casa y veo sus recuerdos de los Juegos y de toda la vida dedicada al atletismo…me gustaría llegar a ser por lo menos un tercio de lo que él ha sido.

Luego tengo sueños mucho más cercanos o humildes…Por ejemplo, nunca he ganado la Carrera Urbana Ciudad de Málaga, cuando he crecido viendo a los ganadores en las portadas de los principales periódicos de la ciudad. La verdad no es algo que me quite el sueño por ahora,  pienso que algún año tendré la oportunidad de prepararla a conciencia, cuando mis objetivos estén lejos de los de ahora. 

También la internacionalidad absoluta es un sueño más real, más factible y más cercano, por el que tal vez si luchemos día a día.

martes, 18 de octubre de 2011

Abel Antón


 
Historial Internacional

2 veces Campeón del Mundo de Maratón: Atenas´97 y Sevilla´99
Campeón de Europa de 10.000m. Helsinki 1994
Campeonato de Europa Helsinki 1994: 3º en 5.000m.
2º en 3.000 m en Campeonato de Europa Pista Cubierta La Haya 1989
3º en 5.000 m en Campeonato de Europa de Pista Cubierta 1993
3º en los Juegos del Mediterráneo en 5.000m en Latavkia 1987
Campéon Iberoamericano en 5.000m La Habana 1986
    Historial Nacional
    3 veces Campeón de España de 5.000 m:
    1991 - 13:36.87
    1992 - 13:38.57
    1993 - 13:44.16
    Campeón de España de 10.000 m 1994: 28:36.97
    Campeón de España junior de cross 1981
    Campeón de España junior de 5.000 metros1981
      Maratón
      1º en el Maratón de Londres 1998 (2h07:57) 
      1º en el Maratón de Berlín 1996 (2h09:15) 
      1º en el Maratón de Kyongju, Korea (2h12:37) 
      3º en el Maratón de Londres 1999 (2h09:41)
      4º en el Maratón de Fukuoka 1997

      Mejores Marcas Personales

      2.000m.: 5´01´´35 (1.987)
      3.000m.: 7´46´´08 (1.987)
      5.000m.: 13´15´´17 (1.994)
      10.000m.: 27´51´´37 (1.995)
      Media Maratón: 1h03´03´´(1.998)
      Maratón: 2h07´57´´ (1.998)

        Sus mejores marcas en maratón

         2h.07:57 (Londres, 1998) 
        2h.09:15 (Berlín, 1996) 
        2h.09:41 (Londres, 1999)
        2h.10:27 (Fukuoka, Japón, 1997) 
        2h.12:37 (Kyong-Ju, Corea del Sur, 1997) 
        2h.13:16 (Atenas, Grecia, 1997)
          Abel, no se si es lo más acertado comenzar la entrevista acabando de visionar un vídeo de tu entrada triunfal en el Estadio Panathinaiko de Atenas durante el Campeonato del Mundo de Maratón de 1.997. ¡Qué momentazo en la historia del atletismo español!

          Un gran momento para el atletismo y el maratón español, ojala lo volvamos a ver.




          Pensándolo bien, tú has sido protagonista de varios de esos momentos imborrables: abrazo con Martín Fiz en Atenas 1.997, entrada al estadio de La Cartuja en el mundial de 1.999, brazos extendidos hacia cada graderío del estadio, finales de 5.000 y 10.000 metros en Helsinki 2.004. Lo vuelvo a recordar y se me eriza la piel, ¿te pasa a ti lo mismo?

          Por supuesto, cada vez que lo veo me siento más orgulloso de haberlo conseguido.

          Uno nace en un pueblo pequeñito, con escasa infraestructura deportiva. ¿Cómo se forja un campeón del mundo con esas condiciones de partida?

          Creo que cuando menos medios tienes, más te esfuerzas para conseguir lo que quieres. Ahora los jóvenes tienen mejores infraestructuras, más ayudas etc., pero no consiguen mayores éxitos.

          Hasta que lograste la medalla en Atenas el mundo no llegó a ser consciente de tu enorme valía, sobre todo tras el doblete en el podio de Helsinki 1994 (oro en 10.000 y bronce en 5.000). ¿Nos conformamos con pensar que este país es así? Porque ese doblete es de enmarcar o para llevarlo en la pantalla del móvil …

          Cuando era muy joven ya destacaba en categorías inferiores, y desde los 21 años era el mejor atleta español de 5000m. Ahí estuve 10 años dedicado a esa distancia y estaba en todas las finales de los grandes campeonatos, conseguí un subcampeonato  de Europa de pista cubierta, varias veces campeón de España, fui finalista olímpico en Barcelona 92 y muchos éxitos más, pero tuve que cambiar a la maratón para conseguir los triunfos más importantes.



          España está muy orgullosa de La Roja, todos lo estamos. Todo el que sabe algo de atletismo conoce a Abel Antón, pero tal vez no todos sus logros más destacados: doble campeón del mundo de maratón (el único maratoniano que lo ha conseguido junto a Jaouad Gharib), Campeón de Europa de 10.000 metros, medalla de bronce en el mismo europeo, participante en 6 campeonatos del mundo, vencedor en el maratón de Berlín 1.996 (debutante con 2h09´15´´) y Londres 1.998 (éste lo vi en directo). ¿Tan difícil es para el público en general sentirse orgulloso de deportistas como tú? 

          Yo creo que esos años marcamos un antes y después en el maratón español. La prensa nos llamaba La Armada Invencible del maratón Mundial. Fueron unos años maravillosos y 10 años después de la retirada los aficionados nos lo reconocen por la calle, esos detalles te llenan de orgullo.



          Cuando participaste en el 10.000 de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1.996 supongo que ya estabas preparando tu debut en el maratón de Berlín, ¿se puede correr una serie de una competición olímpica con la mente puesta varias semanas más adelante?

          No, correr en Berlín surgió después de correr en Atlanta.

          Repasando un poco a algunos de tus compañeros de fatigas (nunca mejor dicho) como Martín Fiz y Fabián Roncero, llego a la conclusión de que sois casi más todoterreno ahora que antes: corréis, escribís libros, colaboráis con proyectos solidarios, sois entrenadores de distintos atletas. ¿Cómo lo haces? 

          Simplemente nos gusta este deporte y seguiremos trabajando hasta que el cuerpo nos diga basta.



          ¿Qué diferencias hay entre un día normal del Abel Antón de finales de los 90 con el de ahora?

          Antes era total dedicación al atletismo, ahora trabajo más, pero con menos esfuerzo, me gustaba más cuando estaba al máximo nivel,  pero estoy muy contento con mi nueva vida.

          ¿Y cómo era un día de entrenamientos duros cuando buscabas la mejor forma para tus competiciones?

          Dos horas por la mañana y otras dos por la tarde, total entre 30 y 35 kms. diarios.

          Cuando Enrique Pascual se disponía a darte el plan de entreno del día, ¿qué preferías? ¿Y qué entrenos eran de los que menos tilín te hacían? 

          No tenía ningún problema con el entrenamiento, todo lo que me decía lo cumplía sin problemas.

          Ahora que hemos nombrado a Enrique, creo que podemos afirmar que vuestra cuadrilla puso a Soria en el mapa atlético. ¿Cómo era la convivencia entre tanto “gallo”? Imagino que los entrenamientos podían ser de tenerles miedo …

          Yo creo que compartir los entrenamientos con Fermín Cacho nos ha ayudado a triunfar a los dos, los entrenamientos eran realmente durísimos.



          Primero hicísteis famoso para los atletas el bosque de Valonsadero, luego se erige en Soria el Centro de Tecnificación Deportiva. Un buen logro para el deporte soriano del que entre todos sois un poco responsables. 

          Valonsadero es un sitio maravilloso para correr, lo recomiendo a todos los que quieran venir a Soria. El centro de entrenamiento es un éxito de todos los que hemos trabajado muy duro para que saliera adelante.

          Ahora sigues participando en diversas pruebas atléticas, ¿cómo te mantienes para dar el callo allá donde te llaman?

          Entreno 5 ó 6 días a la semana, hago entre 10 y 14 kms. y, por supuesto, disfruto mucho corriendo.

          ¿Nos comentas algunos de los proyectos solidarios en los que estás involucrado? 

          Colaboro con la UNESCO en Etiopía, también con Widex, una empresa de audífonos, que, a través de su fundación, ayuda a los niños sordos de Etiopía. Ahora también estoy ayudando a conseguir financiación para la ONG por Birmania, y calzados Callaghan ha subvencionado con 3.500€ por recorrer 100 kms. andando.




          Hace unos meses una atleta que entrena contigo, Elena Navascues, se proclamó Campeona de España de 10 Kms en ruta, subcampeona en pista. ¿Hay más perlas que nos puedan deslumbrar de aquí a unos añitos? ¿Cómo ves a Dani Mateo y Francisco César Díaz? 

          De momento esos son mis mejores atletas, Estela esta intentando hacer la mínima olímpica en maratón y lo intentará en Berlín. Dani Mateo es el que más progresión tiene, creo que en 2 ó 3 años estará en el élite española.

          ¿Tú entrenas con ellos o sólo te da tu forma para los estiramientos y los abdominales?

          Los kilómetros sí, pero las series nada de nada.

          video
          Vídeo dedicado a este blog. Gracias Abel

          En estos últimos años se ha hablado mucho sobre el nivel del maratón español, del que dicen que está lejos del de vuestra época, ¿cómo lo ves tú? ¿Cuál puede ser el motivo por el que nuestros atletas tienen tan difícil acercarse a marcas por debajo de 2h10´?

          Yo creo que antes había mucha más rivalidad. Para correr un campeonato tenias que correr en 2h08 ó 2h09, si no, te quedabas fuera. Lo que está ocurriendo ahora es circunstancial, hay atletas que tienen un gran nivel en 5000m y 10000m, que cuando pasen al maratón estarán más arriba.




          También se hablaba de tu facilidad para mantenerte a raya cerquita de tu peso ideal de competición fuera de temporada, ¿efectivamente era así? ¿Cómo lo conseguías?

          No tenía problemas con la alimentación, cuando estaba de descanso no engordaba nada.

          Los últimos meses estamos pasando una etapa bastante movidita políticamente. Tú pasaste también esa etapa. ¿Cómo la viviste?

          Es una época donde aprendes mucho, ya hace 4 años que dejé el Ayuntamiento y estoy muy contengo con lo que he conseguido por, entre otras cosas, crear el centro de entrenamiento, que estaba muy parado.

          Siguiendo con la política, ¿qué pueden y deben hacer los políticos para conseguir que lleguen más practicantes de base a nuestro deporte, para hacerlo más atractivo e interesante?

          Primero, no quitar horas de Educación Física en los colegios. Segundo, potenciar más las competiciones entre colegios. De este tema hay mucho que hablar, pero con estos dos temas se podría empezar.

          Está claro que afición hay, pero a niveles populares de adultos, pues las carreras populares tienen más tirón que nunca. ¿Por qué crees que los medio de comunicación, sobre todo la televisión, no termina de darle mayor relevancia a este tipo de pruebas? 

          Cuando es amateur y no hay competición, no tiene interés para los medios, sólo les interesa la cantidad de atletas que corren.




          Tú eres un atleta de referencia, pero también tendrás tus debilidades …

          Dime:
          - Un atleta nacional: Mariano Haro
          - Una atleta nacional: Carmen Valero
          - Un atleta internacional: Haile Gebrselassie
          - Una atleta internacional: Paula Radcliffe

          ¿Le ha faltado algo a Abel Antón para ser absolutamente feliz con lo conseguido gracias al atletismo?

          Ganar una medalla Olímpica, pero estoy muy contento con lo conseguido.




                      Publicado por Jesús Francisco Aguilera Moreno