lunes, 21 de noviembre de 2011

Antonio Corgos


Historial

9 veces campeón de España de salto de longitud al aire libre (1980, 1982, 1983, 1984, 1985, 1986, 1987, 1988 y 1992).
 8 veces campeón de España de salto de longitud en pista cubierta (1982, 1983, 1984, 1985, 1986, 1988, 1989 y 1990). 
7º en los Juegos Olímpicos de Moscú 1.980
Subcampeón de Europa en pista cubierta.- Grenoble 1.981
Subcampeón de Europa al aire libre.- Atenas 1.982
Subcampeón de los Juegos Mediterráneos.- Casablanca 1.983
Campeón de los Juegos Iberoamericanos.- Barcelona 1.983
10º en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1.984
5º en los Juegos Olímpicos de Seul 1.988
3º en los Juegos Iberoamericanos.- México 1.988
Subcampeón de Europa de pista cubierta.- La Haya 1.989

Mejores Marcas Personales
Salto de longitud: 8,23m. (aire libre) y 8,12m. (pista cubierta)
Triple Salto: 16,28m. (aire libre) y 16,33m. (pista cubierta).

¿Qué tenía el atletismo de tu adolescencia para conseguir engancharte a practicarlo? 

Gente como mi entrenador Jordi Campmany, un apasionado del atletismo que tenía las fórmulas para motivarnos. 

¿Por qué te decantaste por el salto de longitud? 

Principalmente por los resultados, ya que me considero un saltador de triple frustrado por culpa de las lesiones. 

Aquellos tiempos, mediados los años 70, en lo referente al deporte, ¿tenían muchas similitudes a nuestra época actual? 

No se parecía absolutamente en nada, en Cataluña se miraba más por la promoción y Madrid era como el referente del atletismo de nivel. 
¿Cómo era de fácil o difícil practicar deporte en una época en que se solía primar más que los niños y adolescentes ayudaran en casa a que se dedicaran a “perder el tiempo” pegando saltos por ahí? 

Para mí fue fácil gracias a mis padres, quienes no dejaron que me apartara del atletismo aunque tuviera una mala época en mi etapa estudiantil. Su soporte fue básico, ya que yo estaba dispuesto a dejar los estudios y el deporte y ponerme a trabajar. 


Imagino que al no tener tantos alicientes de ocio, el deporte era una interesante vía de escape para aprovechar el tiempo libre, ¿no es así? 

Efectivamente eran épocas diferentes, mi tiempo de ocio siempre estuvo ligado al deporte y a todo su entorno. 

Comenzaste pronto a destacar en el plano europeo, logrando un récord de Europa júnior que fue plusmarca española júnior, promesa y absoluta. ¿Qué supuso para ti y tu entorno aquel salto de 8,05 metros? 

Siempre tuve las ideas muy claras, sabía lo que quería y que haría todo lo posible por conseguirlo. Quizás fue el desconocimiento o la inconsciencia, pero siempre supe que podría estar en lo más alto. El 8,05 fue inesperado y me confundió, comentarios a mi alrededor me hicieron dudar de mí mismo. Estuve un tiempo tocado, pero me sobrepuse y volví a hacer récord de Europa al año siguiente aparcando mis dudas y cerrando muchas bocas. 

Cuando, estando en puertas de unos Juegos Olímpicos, Moscú 1.980, saltas hasta 8,23m. en Madrid, ¿con qué objetivos vuelas hacia Moscú? 

Sucedió al revés de cómo dices, salté 8,23 después de los Juegos. Era un salto que llevaba dentro, pero para mi desgracia se retrasó 20 días. 

8.23m., su mejor salto de siempre


¿Qué supuso para ti formar parte de la selección nacional en unos Juegos Olímpicos? 

Era el sueño hecho realidad, objetivo conseguido desde que empecé a destacar de crio.

Además, consigues un magnífico puesto en la final, acabando en 7ª posición. ¿Volviste de la capital de la antigua URSS satisfecho, con buen sabor de boca, o en algún momento viste la posibilidad de conseguir algo más? 

Vuelvo con cierto grado de insatisfacción, puede parecer estúpido, pero creía que podía subir al podio. No respetaba absolutamente a nadie por más fuertes que pareciesen, tenía mucha confianza en mí. Con el tiempo aprendes a valorar un 7º puesto en unos Juegos Olímpicos. 

Durante el periódo olímpico, el que separa unos Juegos de los siguientes, conseguiste algunos de tus mejores éxitos: subcampeón de Europa en pista cubierta (Grenoble 1981), subcampeón de Europa al aire libre (Atenas 1.982), subcampeón de los Juegos Mediterráneos (Casablanca 1.983) y campeón de los Juegos Iberoamericanos (Barcelona 1.983). Un buen bagaje para presentarte en los Juegos Olímpicos del espectáculo, Los Ángeles 1.984. ¿Cómo viviste esos 4 años interolímpicos? 

Me dediqué en cuerpo y alma, sabía que podían ser mis juegos y aposté fuerte. Cambié de entrenador, dosifiqué la dedicación a los estudios y me profesionalicé. Los resultados fueron positivos, aunque siempre me quedó la idea de que podía haber hecho algo más. 

Tras el boicot de Moscú 1980 se repite, a la inversa, el de Los Ángeles 1.984, ¿cómo se vivía una circunstancia así desde dentro? 

La verdadera preocupación la tuve cuando comentaron que podríamos no asistir a Moscú, ya para Los Angeles me era totalmente indiferente. 

Tras vencer en la calificación de Los Ángeles, finalmente te tienes que conformar con un salto de 7.69m. ¿Qué sensación queda tras una jornada como esa? 

Frustración total, me equivoqué en el planteamiento de la prueba. Sufrió un retraso de aproximadamente una hora y la ansiedad no me permitió gestionar adecuadamente el calentamiento. Llegué vacio a la pista y no me encontré a gusto en ningún momento. Gran oportunidad que dejé pasar. 

Luego llega Seúl 88, vuelves a meterte en la final y consigues un magnífico 5º puesto, logrando una tripleta de finales más que interesante para un saltador español. ¿Qué conclusiones sacas tras tus terceros Juegos Olímpicos? 

Mi mejor actuación, un 5º puesto a la experiencia y a una buena planificación. Quizás ya no era tan competitivo físicamente, pero mi cabeza funcionaba a las mil maravillas. 


Ya en 1.989, vuelves a conseguir una magnífica plata en los europeos en pista cubierta de La Haya tras un saltador local, Emiel Mellaard. ¿Qué momentos destacas tras un más que importante periplo internacional? 

Me quedo con la lucha continua contra las lesiones, saber convivir con los problemas y sacarle el máximo provecho al presente. 

Tú coincidiste con atletas de la talla de Carl Lewis y Mike Powell, por mencionar tan sólo a algunos de los más destacados del momento. ¿Intimidaba en alguna manera estar en el mismo concurso que otros atletas de inmenso talento? 

Intimidar no, pero a veces te daban ganas de sentarte a verles cómo lo hacían. Era consciente de que competía con ellos, no contra ellos. 

Todos sabemos lo agresivo que es el entrenar y competir en tu modalidad, algo que influyó bastante en el devenir de tu carrera deportiva, ¿en algún momento has pensado hasta dónde podías haber llegado si las lesiones no hubiesen sido un obstáculo más en tu carrera deportiva? 

Eso lo dejo para los especuladores, yo me limité a gestionar los medios de los que disponía y sacarles el máximo rendimiento: 14 años saltando más de 8 metros fue mi premio. 

Tras abandonar el atletismo de alto nivel como atleta obtienes la licenciatura en Educación Física y comienzas a dedicarte a preparar saltadores. ¿Observas diferencias notables en los métodos de entrenamiento de antaño y los de ahora? 

Lo que realmente ha cambiado son los medios, los métodos van y vienen, como las modas y al final nos quedamos con lo que funciona, ya sea nuevo o antiguo. La verdadera diferencia es el envoltorio. 

Y en lo tocante a los atletas, ¿son muy distintos los que entrenan bajo tu batuta a los atletas de hace 30 años? 

Naturalmente, como la vida misma. Pero ni mejores ni peores, simplemente distintos. 


Por tu trayectoria, 45 veces internacional, 9 veces campeón de España al aire libre y 8 veces en pista cubierta, fuiste considerado el mejor saltador español de la historia. Luego hemos tenido atletas como Jesús Oliván, Raúl Fernández, Yago Lamela, Joan Lino, Luis Felipe Méliz, Eusebio Cáceres…¿Cómo has seguido la trayectoria de la longitud española de estos últimos años? 

Lo sigo de forma apasionada y con la sensación de que no se consigue lo que realmente se vale, que pasa el tiempo y que se siguen cometiendo los mismos errores. Somos país de grandes saltadores de longitud, con lo mejor de cada uno de nosotros estoy convencido de que tendríamos a un auténtico crack.

¿Qué futuro le auguras a nuestro salto de aquí a unos años? 

Eusebio ha de ser nuestro referente durante muchos años, siempre y cuando sepa gestionar su carrera. Talento físico le sobra. 


¿Qué nos puedes decir de tus saltadores y saltadoras más destacados? 

Son buena gente, cada uno con sus cualidades y sus defectos. Lo que sí noto de forma generalizada, y no sólo con mis atletas, es la sensación de que no sacan todo lo que llevan dentro, que valen mucho más pero que cuesta plasmarlo en los resultados. 

Tú formas parte del plantel técnico de la RFEA. Las últimas semanas, sobre todo tras el mundial de Daegu, no hemos parado de oír opiniones sobre el estado de salud del atletismo español. Tú tienes suficientes tablas para dar la tuya, ¿cómo ves tú al atletismo de nuestro país? 

Intento no mirar más allá de lo que conozco y, por lo que a mi sector se refiere, noto un envejecimiento de las primeras figuras y falta de experiencia de los que están llegando. Ha habido un cierto vacío durante unos años y ahora es cuando empieza a notarse esa falta. Pero de cara al futuro no inmediato se ve gente con calidad. 

¿Y a nuestros atletas? 

Los veo demasiado en la prensa para los pocos éxitos conseguidos. 

Imagino, y así me lo ha confirmado una de tus atletas más destacadas en su entrevista, que los atletas valoran poder entrenar con un técnico de tu experiencia y tu saber hacer, ¿en manos de quiénes estuvo tu carrera? 

Tuve 3 entrenadores y cada uno aportó su grano de arena: J. Campmany, mi descubridor y formador;  J. Enciso me profesionalizó, me enseñó a entrenar y ser atleta 24 horas al día; R. Cabrejas me maduró y le dio sentido a todo lo que es ser atleta y persona, valorar lo que tenemos y sacarle el máximo rendimiento. 

Tú formaste parte de algunos de los mejores equipos de nuestro país. En aquellos tiempos, ¿podías considerarte atleta profesional al 100%? 

No, siempre fui consciente que tenía que formarme de forma paralela para poder vivir en un futuro.

El grueso de las ayudas llegaron, sobre todo, gracias al Plan ADO y a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1.992. ¿Qué tipo de ayudas recibíais para poder centraros en entrenar y competir? 

La fórmula era similar a la actual, aunque las cantidades eran más bajas. 

Sin tener muy en cuenta que estamos en tiempos de crisis económica, que está afectando de pleno al deporte, ¿qué crees que se puede hacer para que el atletismo sea más atractivo para el ciudadano de a pie? 

El atletismo es atractivo en sí mismo, es su entorno el que enturbia su imagen. Es el rey de los deportes y la base de todos. 


No podemos luchar contra la sociedad y sólo los buenos resultados nos pueden colocar en el candelero mediático. ¿Crees que el atletismo depende mucho de las ayudas públicas? 

Demasiado, si queremos funcionar lo primero que hay que conseguir es ser autosuficientes para las necesidades básicas. Hay que buscar fórmulas, pero la respuesta no la conozco. 

¿Crees que el atletismo español tiene mucho que aprender de países de nuestro entorno o de otras latitudes? ¿Por ejemplo? 

Aprender sí, pero no imitar. Tenemos nuestra propia idiosincrasia y debemos ser fieles a nuestro estilo, coger lo mejor de cada casa y adaptarlo a nuestras necesidades. Tarea complicada, porque el atletismo no es más que una pieza de un puzle social en el que todo debe encajar correctamente y este no es el mejor momento. 

¿Cómo es una jornada de entrenamiento para un entrenador de atletas de alto nivel? Y cuando estás fuera de las pistas, ¿hay que echarle muchas horas a la planificación y programación, a evaluar, etc? 

¿Cómo es o cómo debería ser? Actualmente no se puede vivir de esto y hay que buscar en otros territorios, soy entrenador en el CAR 5 horas al día, preparador físico otra hora y dirijo y entreno un club de promoción otras 2 horas. Sumando tiempo de planificaciones y gestiones varias nos da un total de todo el día con la cabeza en lo mismo. Falta profesionalidad, pero es lo que hay y lo que nos ha tocado vivir.


Como entrenador de saltadores, ¿te consideras de la antigua escuela o estás muy abierto a las nuevas tecnologías, métodos, etc? 

Soy de la escuela de las experiencias y el aprendizaje, me quedo con lo que funciona y deshecho el resto. No creo en los medios, son puro marketing y a veces envoltorios baratos. Funciono con el método, con una filosofía y con una forma de hacer las cosas. 

De tantos momentos importantes en tu carrera deportiva, ¿qué destacarías de cada uno de ellos?

Todos han tenido algo especial y diferente, pero lo realmente importante es lo que queda de ellos, la sensación de que el esfuerzo ha valido la pena. 

Soñando un poco, ¿dónde ves a algunos de tus atletas, hasta dónde te gustaría que llegaran? 

Ya no es mi momento de sueños, ahora es el suyo y debo ayudarles a que los consigan. No sé hasta dónde llegarán, eso lo deciden ellos con su esfuerzo y con su ilusión, yo me limito a facilitarles el camino y que consigan dar el 100% de sus posibilidades.

Publicado por Jesús Francisco Aguilera Moreno

13 comentarios:

  1. Este tipo es un farsante, esta afincado en la RFEA y vive como un señorito en el CAR de Sant Cugat "entrenando" a 4 atletas...ni se preocupa por ellos ni tiene ningun tipo de motivación. Simplemente vivir de su pasado

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, gracias por tu visita. Para gustos, los colores, amigo mío. Ojalá te veamos de nuevo por aquí y que yo tenga más "puntería" a la hora de elegir protagonista.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Antonio Corgos también se dejó ver en alguna carrera de 100 metros. Así de memoria, recuerdo una marca de diez ochenta y pico en un meeting que retransmitió TVE, en los 80.

    ResponderEliminar
  4. Antonio Corgos dejó muchos de los mejores recuerdos de cuando yo comenzaba en esto de correr, también allá por los años 80. Benditos años, benditos recuerdos.


    Muchas gracias por tu aportación octopus

    ResponderEliminar
  5. Sí, era rápido, 10.62 fue su mejor marca, en 1983. Hay que correr rápido para hacer esa marca.
    Este artículo rememora aquel mágico 8.23:
    http://www.rfea.es/web/noticias/desarrollo.asp?codigo=4189
    Otra vez enhorabuena por las entrevistas, se aprender mucho con ellas.
    un cordial saludo,
    Miguel Villaseñor

    ResponderEliminar
  6. Miguel Villaseñor, muchas gracias de nuevo por su aportación. Por cierto, me habrían venido geniales el enlace del comentario y el que aparece en dicho artículo sobre la trayectoria de nuestro protagonista, pues no ha sido fácil encontrar información suficiente para poder fundamentar las cuestiones. Con personas como tú sí que se aprende. Mil gracias de nuevo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  7. Me encanta! Un poco de culturilla y de recordarnos a los jóvenes -en mi caso ya no tan jóvenes ;)- los éxitos de grandes atletas como en este caso.
    De nuevo enhorabuena y mi admiración por tu labor periodística!

    ResponderEliminar
  8. Valoro en especial aquellas preguntas que inciden en cómo el atletismo necesita promoción, dependemos de muchas ayudas públicas y debemos seguir promoviendo recursos propios para mantener esa característica de ser deporte rey. Intentar que el atletismo sea más mediático es una forma, buenas retransmisiones televisivas, noticias en redes, generar interés al público..
    Desafortunadamente yo tampoco conozco la fórmula pero hacer que sea más atractivo al público es un camino. A veces los atletas estamos muy centrados en nostros mismos y nuestros resultados.

    ResponderEliminar
  9. Sonia, muchas gracias de nuevo por tu visita, por tu aportación y por tus apreciaciones sobre lo que intenta aportar el blog. Precisamente la próxima semana habrá una sorpresita al respecto.

    Estoy de acuerdo contigo en tu observación final de que muchos atletas están muy centrados en sí mismos. Creo que muchos de ellos podrían conseguir más cosas si se preocuparan de "venderse" más y mejor, que también ellos tienen que realizar sus labores de marketing y no sólo estar al amparo de lo que te consiga el represetante, las becas y los premios de las carreras. Igual es más fácil que todo eso, aunque también es de entender que es necesario entrenar, competir y descansar, pero ...En fin.

    Un abrazo y a seguir trabajando por conseguir tus sueños.

    ResponderEliminar
  10. Dicen que nunca nos acostamos sin haber aprendido algo nuevo, pues hoy he aprendido mucho gracias a esta entrevista ya que al protagonista no le conocía. Enhorabuena por tu labor, seguro que con tu empeño y dedicación pronto recogerás los frutos de este gran trabajo.
    Estoy muy orgullosa de tí.

    ResponderEliminar
  11. Tania, he ahí una de las mejores cosas de esta vida, que todo los días podemos aprender algo nuevo. Pues has conocido a uno de los mejores atletas de la historia, así que me alegro por ti, enhorabuena, jejeje.

    Muchas gracias por tu apoyo constante, por tu ayuda, por tu comprensión, por ser mis ojos cuando no veo ciertas cositas.

    Un abrazo y gracias infinitas

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por vuestros comentarios, bueno a excepción del anónimo que me ha puesto a parir (supongo que me conoces y no me habré portado bien contigo - eh!). Ha sido un aut.enrico placer responder a preguntas realizadas por alguien que entiende de esto y espero que entre todos los que amamos este deporte podamos sacar esto adelante en los tiempos que corren.

    ResponderEliminar
  13. Antonio, muchas gracias a ti por tu colaboración y disposición. Para mí es un enorme honor y un placer haber podido contar con un deportista de los mejores de la historia del deporte español. Este deporte saldrá adelante, sin duda, a ver si todos los que podemos poner un granito de arena los vamos acumulando para que sea tan grande como se merece.

    Gracias de nuevo y un abrazo

    ResponderEliminar